El área de estudio se caracteriza por ser un espacio fragmentado y con una importante congestión vehicular que la convierte en una zona de paso rápido para el peatón, sin argumentos que le inciten a disfrutar del espacio.

La propuesta consiste en generar un "cosido" funcional y visual que aporte un carácter de "plaza" como área peatonal y de actividades consolidada.

Estrategias como el cambio de trazos en la geometría existente, la modificación del relieve y la introducción de texturas de color que ayudarán a mejorar el espacio, aportando facilidades y sensaciones que lo conviertan en un área para el uso y disfrute del ciudadano que lo habite.

Colaboradores: 

Escultor Rafael Martínez. 

Arquitecta Fernanda Martínez Li.

Arquitecto Samuel Martínez Ortiz.